¿Qué indica la posición del azúcar en la lista de ingredientes?

diseño etiquetas adhesivas

¿Qué indica la posición del azúcar en la lista de ingredientes?

El diseño de etiquetas adhesivas y el etiquetado de los alimentos son dos herramientas con un claro objetivo: informar al consumidor para que pueda elegir de forma consciente qué comer y qué excluir de su dieta.

Como ya vimos en entradas pasadas del blog, el etiquetado de los alimentos nos da información básica como por ejemplo la procedencia del producto, la fecha de caducidad, las condiciones especiales de conservación y la lista de ingredientes. Se ha incluir información nutricional como el aporte de kilocalorías, grasas totales, grasas saturadas, hidratos de carbono, azúcares, proteínas y sal. ¿Qué pasa en concreto con el azúcar? Hay que tener clara la diferencia entre “sin azúcares añadidos” y “sin azúcar”. En el primer caso, quiere decir que el fabricante no ha añadido azúcar al producto. Sin embargo, hay alimentos que ya contienen azúcares de por sí (frutas y verduras o lácteos). Con el término azúcares libres nos referimos al azúcar añadido presente por ejemplo en la miel y los zumos de fruta (naturales o envasados). Es clave leer bien la lista de ingredientes para comprobar qué cantidad de azúcar contienen los productos. Si aparece al principio de la lista indica que es azúcar añadido por los fabricantes. En estos casos son alimentos con gran cantidad de azúcar. Ten presente que la dextrosa, el jarabe de glucosa y la fructosa son también azúcares libres.

El azúcar de los zumos

Cuidado con las leyendas “light” o “0% materia grasa” en los alimentos. En ocasiones, la eliminación de la grasa en un producto se compensa añadiendo azúcar. Por eso en  SATO te recomendamos revisar el tipo de aceites y grasas que contienen los productos que echas al carrito de la compra. La legislación actual obliga a incluir el tipo de aceites y grasas utilizadas en la elaboración de cada producto. Por ejemplo, siempre serán mejores los que lleven aceite de oliva que otros de peor calidad nutricional como el aceite de palma. Por último, para una compra más saludable prioriza los alimentos frescos o mínimamente procesados, de temporada y de tu entorno.

No Comments

Post A Comment