¿Cuándo es obligatorio indicar el lote de un alimento?

etiquetas de caducidad

¿Cuándo es obligatorio indicar el lote de un alimento?

Como sabrás, en los productos de alimentación, además de las etiquetas de caducidad hay que incluir el número de lote. ¿A qué hace referencia esta información? ¿Cómo se determina? Lo vemos a continuación.

Los lotes son conjuntos de unidades de venta de productos alimenticios, producidos, fabricados o envasados en circunstancias casi idénticas. La obligación de indicar el lote en el envase viene consignada en el Real Decreto 1808/1991 y solo afecta a los producidos a nivel nacional.

¿Cómo se determina el lote?

El lote va precedido de la letra L y ha de ser fácilmente visible, legible e indeleble. De todos modos, cuando la fecha de duración mínima o de caducidad conste al menos con el día y mes, claramente y en orden, no es necesario indicar el lote. Como decimos, debe figurar en los productos alimenticios envasados y en los no envasados. Como en todo, hay algunas excepciones que en SATO queremos repasar:

  • Productos agrícolas destinados a centros de almacenamiento, de envasado o de embalaje, enviados a organizaciones de productores o recogidos para su integración inmediata en un sistema operativo de preparación o de transformación.
  • Envases con una superficie mayor inferior a 10 cm2
  • Cuando en los puntos de venta los alimentos se envasen a petición del comprador para su venta inmediata.

¿Donde se indica el lote?


• Alimentos envasados: en el envase o en una etiqueta unida al mismo.

• Alimentos sin envasar: en el embalaje o recipiente o en los documentos comerciales pertinentes.

¿Quién tiene que indicarlo?

Lo determina el productor, el fabricante o el envasador del producto. En su defecto, el primer vendedor establecido en la UE.

Por último, no podemos confundir el lote con el número de serie aunque ambos sean instrumentos clave para la trazabilidad de mercancías destinadas al consumo. El número de serie es un código alfanumérico que se asigna a un producto individual y que se mantiene. Incluye información sobre su fabricación y origen. Es un dato útil por ejemplo para gestionar los servicios post-venta. En cambio, el lote, también un código alfanumérico, no se asigna a un producto individual sino a un conjunto de productos fabricados en una misma fecha e incluso hora.

No Comments

Post A Comment