La actuación de SATO en restauración colectiva

etiquetadora de alimentos

La actuación de SATO en restauración colectiva

Como especialistas en soluciones de etiquetado estamos en disposición de ofrecer a nuestros clientes un amplio catálogo de soluciones de identificación y etiquetado que mejoren la trazabilidad y la seguridad alimentaria, permitan etiquetar los alérgenos, los valores nutricionales y llevar un control exhaustivo de los procesos de cocina. Todo acorde a todas las normativas europeas de etiquetado que iremos mencionando en este y otros post de nuestro blog.

Entre otras cosas, proveemos a nuestros clientes de impresoras de etiquetas o adhesivos especiales para cocina. Una de nuestras normas de cabecera es el Reglamento de la UE n.º 1169/2011 sobre la Información Alimentaria Facilitada al Consumidor. Su finalidad no es otra que proteger la salud de los consumidores y garantizar su derecho a la información al respecto de lo que compran y consumen en sus casas o fuera de ellas. La información ha de ser en todo momento útil, legible y comprensible.

Está claro que, si queremos llevar una dieta saludable, debemos fijarnos en el etiquetado de los alimentos. Es la forma de conocer el alimento, su origen, su modo de conservación, los ingredientes o los nutrientes. En el etiquetado de los alimentos han de estar especificadas además las alergias e intolerancias. Lo recoge ese citado reglamento. En el caso de los alimentos no envasados, como pueden ser los de un servicio de catering, es obligatorio indicar la presencia de los ingredientes que pueden causar estos problemas. La norma permite que en los alimentos sin envasar o envasados a petición del consumidor se pueda dar esta información de forma oral. Eso sí, el establecimiento ha de tener la misma información por escrito o en formato electrónico.  En el caso de los alimentos envasados, se ha de indicar la presencia de ingredientes o sustancias que puedan causar alergias e intolerancias. Estos datos han de aparecer en la misma lista de ingredientes y con un tamaño mínimo de letra.   

Los valores nutricionales son otro de los datos que tienen que aparecer en las etiquetas que se pueden imprimir con los sistemas de SATO. Se trata de las grasas, grasas saturadas, hidratos de carbono, azúcares, proteínas y sal. Esta información es obligatoria desde diciembre de 2016. Ha de venir expresada en kilojulios (kJ) y kilocalorías (kcal). El valor energético y la cantidad de nutrientes se expresarán por 100 g o 100 ml. 

Es importante recordar que toda la información nutricional ha de figurar en el mismo campo visual y en un formato claro. Por último, si la cantidad es insignificante podrá sustituirse por una declaración como “contiene cantidades insignificantes de…”.

No Comments

Post A Comment