¿Qué es la acrilamida y por qué se está hablando tanto de ella?

diseño de etiquetas adhesivas

¿Qué es la acrilamida y por qué se está hablando tanto de ella?

Seguro que, durante las últimas semanas, ha llegado a tus oídos que la Comisión Europea quiere rebajar el consumo de acrilamida. De hecho, varios estudios han probado los efectos cancerígenos de este compuesto químico. ¿Es algo de lo que se nos advierta a los consumidores? ¿Se tiene en cuenta esta información a la hora de acometer el diseño de etiquetas adhesivas? Respondemos a estas preguntas a continuación.

Nada en el etiquetado actual de los alimentos nos advierte acerca de la presencia de acrilamida. Lo cierto es que se trata de una sustancia que se forma durante el proceso térmico que sufren algunos alimentos, en concreto, a temperaturas superiores a 120ºC. Aparece por lo tanto en productos como las patatas fritas industriales, el café, los potitos y los cereales de bebé. Como decimos, el etiquetado no nos informa de la concentración de acrilamida. De todos modos, en SATO te recordamos que sí hay una serie de consejos que podemos poner en marcha. Los incluye el reglamento de la Comisión Europea que entraba en vigor el pasado mes de abril.

Un estudio de la Universidad de Estocolmo

Se sabía poco de los efectos de la acrilamida sobre la salud hasta que la Universidad de Estocolmo detectaba grandes concentraciones en la sangre en un grupo de estudio. La conclusión fue que todo se debía a la dieta que seguían estas personas. A raíz de este estudio, la agencia europea de seguridad alimentaria (EFSA) y la española (Aecosan) han comenzado a alertar sobre los peligros de su consumo excesivo.

¿Cómo se produce?

La acrilamida se produce de una forma natural en los alimentos ricos en hidratos de carbono como las patatas o el pan sometidos a temperaturas de más de 120º C y baja humedad. Por lo tanto, puede ocurrir al freír, hornear o tostar. El proceso químico principal es la reacción de Maillard y en él participan la asparagina y los azúcares reductores. La consecuencia es la coloración marrón y el cambio de sabor de los alimentos. En este contexto, los expertos sostienen la urgencia de que se adopten medidas coherentes y obligatorias que se apliquen en las empresas alimentarias para reducir el nivel de acrilamida.

No Comments

Post A Comment